Helados artesanos con el sello de Confitería Rufino

Helado de chocolate artesano Confiteria Rufino Aracena

La confitería es un arte gastronómico en el que la temperatura es esencial. La elaboración de todas y cada una de nuestras propuestas está marcada por un largo proceso de elaboración en en el que la temperatura que adquieren sus ingredientes naturales durante la preparación es clave para nuestro sabor final.

Es por ello, que nuestros productos están marcados por una temporalidad que viene de la mano del clima. En invierno, los frutos secos (nueces, almendras, avelllanas…), chocolates y membrillos están en su punto óptimo, por lo que no pueden faltar en nuestra carta de pasteles, tartas y otras especialidades que ofrecemos en Aracena, Valverde del Camino y Sevilla.

En primavera, la llegada de las mejores fresas del año –que recogemos directamente en la Costa de Huelva para que lleguen a Aracena en su punto óptimo– nos permite ofrecer tartas, rellenos y otras muchas posibilidades con este ingrediente.

helado de turrón artesano Confiteria Rufino Aracena

Y en verano, el cuerpo nos pide algo fresco, ¿verdad? Por eso contamos con nuestras tartas semifrías y nuestro producto estrella: los helados tradicionales de Confitería Rufino.

Ingredientes naturales y exclusivos en los Helados de Confiería Rufino

Al igual que el resto de especialidades que ofrecemos en nuestras vitrinas, los helados artesanos de Confitería Rufino son fruto de un profundo proceso de mejora continua  de nuestros Maestros Pasteleros y especialización para ofrecer sabores de siempre con ingredientes de la mejor calidad y un proceso de elaboración totalmente artesanal.

Eso sí, su proceso de elaboración ha variado notablemente desde que nuestro fundador, Rafael Rufino, ofrecía sus populares ‘helados mantecados’, un producto para el que debía proveerse previamente de hielo. Y, ante la ausencia de cámaras frigoríficas como las conocemos hoy día, el proceso de elaboración era totalmente manual, mientras el cliente esperaba en la confitería. Cada helado se hacía bajo petición, con la manipulación de la crema base junto al hielo hasta alcanzar su punto óptimo.

Tal y como nos muestran los anuncios de los años 30 que conservamos en los libretos de la Feria de Septiembre de Aracena, la antigua ‘Confitería y Pastelería Rufino’ (tanto del propio Rafael como de su viuda e hijo, posteriormente) ofrecía “durante la temporada de verano” un gran surtido en “riquísimos helados mantecados”, producto estrella que hoy día conservamos en nuestra carta veraniega.

Eso sí, aunque el proceso de elaboración ha variado notablemente –con la introducción de maquinaria y refrigeración artificial–, los ingredientes naturales y de primera calidad que seguimos utilizando en nuestra carta de sabores hacen que los helados de Confitería Rufino tengan algo distinto.

Fresas naturales de la Costa de Huelva, vainilla de Madagascar, nata y nueces con miel de nuestra Sierra de Aracena, piñones castellanos, poleo natural de nuestros campos, galletas de chocolate elaboradas por nosotros mismos (las conocidas cookies) o nuestro centenario tocino de cielo… todo el cariño que ponemos en la selección de ingredientes y variedades tiene su reflejo en el sabor final que puedes degustar.

Pero mejor que contártelo, ¿habrá que probarlos, no? Recuerda que estamos en Aracena, Valverde del Camino y Sevilla.

Share

Comments

  1. […] los helados artesanos de Confitería Rufino os hablamos en esta entrada en nuestro blog, así que ahora nos centraremos en nuestra variedad de tartas semifrías, ideales para cualquier […]

Comments are closed.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies